PARA TI LIBERIANA

Walter Boniche / Enero de 1995

Desde mi Upala he venido

con este ramo de flores
para entregártelo a ti
liberiana de mis amores.

Con el aroma de mi tierra
y la brisa de los ríos
que nacen allá en la sierra
en la montañas escondidos.

Flores de azucenas, ilanes y jazmines
besadas por el colibrí que vive allá en los confines.
He traído hasta ti, a la hermosa Ciudad Blanca
para adornar tu belleza y tu ternura tan santa.

Ni el calor de los llanos, me a podido detener
con el afán  de mi vida de admirar tu bello ser.
Tú, vestida de enaguas y trajes multicolores,
que representan tu tierra, tu vida y tus amores.

Recibe liberiana hermosa este regalo sincero
morirá con el Sol púes será muy pasajero.
Sin embargo tú belleza y tú sonrisa hermosa
no se apagara nunca, púes eres como una diosa.

Algún día volveré con presentes de mi terruño
con un costal de esperanzas y lleno gran cariño,
por ríos, montañas y los llanos de Santa María
traeré hasta tu tierra el amor del alma mía.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
¡Brujas por siempre!
Un duro chicharrón
El turismo espera soluciones
Sin cacao, no hay chocolate
× ¿Cómo puedo ayudarte?