Proyecto de Riego Miravalles vuelve a ser funcional

100 hectáreas de cultivo de la Fortuna y San Bernardo de Bagaces serán impactadas

Los trabajos incluyeron obras en el río Cuipilapa.

Redacción

Más de 200 agricultores del cantón de Bagaces se verán beneficiados con la puesta en operaciones del Proyecto de Riego Miravalles después que se volviera a poner en funcionamiento la planta distribuidora de agua.

El Proyecto había tenido daños en su estructura causados por el paso del huracán Otto en 2016. La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) invirtió más de 200 millones de colones en la reconstrucción de la instalación ubicada en Bagaces. Estos incluyeron trabajos en el río Cuipilapa con el objetivo de restaurar el sistema de captación y conducción de agua para riego.

La puesta en funcionamiento de la obra impactará a más de 200 agricultores de la zona de la Fortuna y San Bernardo en el cantón de la altura guanacasteca, pudiendo regar de manera completa 100 hectáreas de diversos cultivos como aguacate, hortalizas, maíz y granos.

Las labores realizadas incluyen la construcción de una toma adecuada hidráulicamente para la derivación del caudal, muros de protección del talud a la margen del cauce, excavación de la trinchera o zanja para la colocación de la tubería de conducción, estructuras de sumergencia y disipación de energía y reinyección, colocación de válvulas de cierre con sus respectivas arquetas de protección, construcción de anclajes y vados en el sistema de conducción hidráulica.

Mauricio Arce Montero, presidente de la sociedad de usuarios del Proyecto de Riego Miravalles considera que la puesta en marcha de la operación traerá tranquilidad.

“Este es un alivio para los agricultores de la zona, ahora van a estar en sus producciones con más tranquilidad, con agua garantizada y van a poder aprovechar el terreno”, mencionó Arce.

Por su parte Alexander Solís, presidente de la CNE cree que esto beneficia a todo el país.

“Este tipo de obras no solo benefician a la comunidad o los agricultores, sino a todo el país ya que estos cultivos podrían llegar a cualquier mesa y es importante que luego de un desastre se pueda recobrar la funcionalidad de sistemas como estos”, puntualizó el presidente ejecutivo de la CNE.

Los trabajos fueron ejecutados por el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara).