Eli Feinzaig cree en la reestructuración del aparato estatal para hacer una Costa Rica más eficiente

El candidato liberal pretende reformar la educación, la cual considera la base para mejores empleos

Busca capacitar a las personas con baja escolaridad para que puedan aspirar a mejorar sus ingresos

Dice que la eliminación de impuestos mejorará la recaudación tributaria del Estado

Gustavo Solera

Con ideas firmes de crecimiento socioeconómico, conocimiento de la realidad país y un ambicioso plan para reformar el Estado Costarricense; son las características que se podrían tener de Eliécer Feinzaig Mintz, candidato presidencial por el Partido Liberal Progresista, quien compartió una conversación con este medio sobre diferentes temas y propuestas que implementaría en un eventual gobierno.

“Eli” como popularmente es llamado, inició hablando de las lecciones que el país debe aprender de la pandemia por el covid-19. Ampliar más la diversidad económica que se tiene y eliminar las medidas extremas que a su criterio no han funcionado, son parte de las ideas del candidato.

Menciona que en marzo de 2020 le sugirió al presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, que formara una Comisión Multidisciplinaria donde hubiera expertos virólogos, salubristas públicos, epidemiólogos, pero también participaran economistas, expertos en manejo de emergencias y logística, sociólogos, entre otros, con el fin de que fuera este grupo el que recomendara las medidas a tomar.

“Costa Rica optó hacer por lo que diga el ministro de Salud -Daniel Salas- y no tiene la inclinación de tomar en consideración otras variables como la económica, social e incluso la psicológica. Mucha gente resultó psicológicamente afectada de estar encerrada en la casa tanto tiempo, sobre todo sin trabajo y sin ingresos”.

Reiteró que se debe aprender a convivir con la pandemia, manteniendo medidas que a su parecer si funcionan, las cuales ayudan a evitar que los picos no sean tan altos, como el uso de mascarillas, distanciamiento, limitación de aforo en lugares cerrados. Está en contra de los cierres absolutos, ya que traen “ruina económica y miseria a la gente. A pesar de eso, sigue adelante la pandemia”.

Impulso económico

Su intención es llevar las zonas francas fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM). Tiene claro que tal vez en los lugares donde se pretenda implementar, por el momento no exista la mano de obra calificada para ocupar los puestos requeridos.

Menciona que se podría pensar en zonas francas adaptadas al entorno.

“La Península de Nicoya es una zona agropecuaria importante, bueno, por qué no pensamos en una zona franca agroindustrial que pueda darles empleo a las personas, aunque no hayan concluido los estudios pero que tienen experiencia en la agricultura”.

También indica la importancia de Bagaces y Tilarán, ricos en energías limpias donde se pueden desarrollar empresas con lo que ofrecen estos cantones. Buscando colocar zonas francas en puntos estratégicos de las provincias para impactar a las poblaciones de las comunidades vecinas.

Educación

Una de las características de los economistas es los encadenamientos, una cualidad muy marcada en el liberal. Por ende, une el empleo a la educación de las personas. Pretende reformarla desde preescolar, que los niños aprendan desde los cuatro años a leer y escribir, además de enseñanza del inglés.

“Cuando los niños llegan a primer grado no saben todavía leer y escribir, se desperdicia la mayor parte de la primaria tratando de enseñarles”.

Este pensamiento no se queda solo en los menores. Manifiesta el deseo de que el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) capacite a las personas en labores más acordes a la realidad de las comunidades, con el fin de poder llevar zonas francas a estas y darles la mano de obra especializada según lo requerido, indistintamente del grado académico del trabajador.

Sabe que hay carreras que se necesitan bachillerato, pero que otras no lo requieren, como un agricultor, instruirlo para trabajar en la agroindustria. Esto le asegura una mejor formación, por consiguiente, mayor oportunidad laboral. Así como otros oficios, pretendiendo elevar la capacidad de las personas y que no suceda lo de años anteriores cuando la industria llegó a zonas donde se tuvo que traer personal capacitado de otras zonas del país, incluso fuera de este, dejando los trabajos de menor remuneración a los locales.

Busca que las empresas puedan ser sustentables y se desarrollen, darles las condiciones para que produzcan su energía y así abaratar costos sin tener que “pagar las arbitrarias tarifas que cobra el ICE (Instituto Costarricense de Electricidad) y las empresas eléctricas en el país”.

Mejora de la institucionalidad y eliminación de impuestos

Un aspecto que preocupa a Feinzaig Mintz es la duplicidad de instituciones y la gran cantidad de impuestos. Temas que pretende abordar para mejorar la tramitología y la recaudación de impuestos.

Cree que la fusión de entidades estatales generaría un ahorro y una mejora de los servicios prestados por estas, al mismo tiempo que se evita la excesiva tramitología, haciendo a la administración pública más ágil.

Con respecto a los impuestos, asegura tener estudios independientes que le garantizan al país una mejor recaudación al eliminar 90 gravámenes y la reducción de otro tanto, que según el liberal no genera un hueco fiscal, ya que estos “encarecen la vida y procesos productivos, pero que además no le dejan al gobierno casi nada”.

Propone reformar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el de Renta, bajando la tasa en ambos rubros. Asegura que al reducirlos se busca una mayor eficiencia en el sistema tributario y poder aumentar la recaudación.

Otro tema que considera se debe abordar es el de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para que los trabadores se aseguren. Piensa que esta debe ser amiga del contribuyente y no perseguirlo, no entiende cuando una persona se acerca para poner en regla su situación en lugar de ayudarlo, buscan como “ahuyentarlo”.

“Los costos de formalizarse son muy elevados, porque la CCSS es onerosa, los impuestos altos. Bajar las cargas sociales, simplificar los trámites y reducir los impuestos para que la gente se pueda formalizar. Todo esto lo planteamos en nuestro plan de gobierno”.

Empleo y ayuda social a sectores vulnerables

Considera un “sinsentido” que la CCSS en tiempo de veda pesquera un pescador deba pagar un seguro de 70 u 80 mil colones para recibir una ayuda de ¢125 mil, “se fue lo comido por lo servido”.

Busca que se apruebe una propuesta que hace tres años no avanzó por bloqueos del diputado José María Villalta.

En esta se pretende ampliar la zona marítima de Costa Rica en 200 millas desde la costa -actualmente es de 40 millas-. Donde estuvieran excluidos los buques cerqueros y atuneros extranjeros, para que dentro de esta franja el espacio para los pescadores artesanales, comerciales, pesca turística y palangre puedan realizar su faena.

Hoy los artesanales están limitados a realizar labores en las tres primeras millas, con la propuesta se podría ampliar a 10. Asegura que con esto se mejora la calidad de vida y los ingresos de los pescadores.

“Vivimos de espaldas al mar, le damos la espalda cuando tenemos una costa enorme y una riqueza de producto impresionante en las aguas territoriales de Costa Rica. Queremos ayudarle al sector pesquero a tener más espacio, a tener más abundancia para que pueda vivir de mejor manera”.

Dice estar del lado de los mineros, actividad muy arraigada en diversas familias de Abangares. Brindar las condiciones propicias para que las personas dedicadas a este oficio puedan seguir con la acción de una manera exitosa y sin la persecución policial.

Para esto buscará facilitar las condiciones de la minería artesanal con programas para asesorar a los mineros y la desarrollen con técnicas que no sean dañinas con el medio ambiente.

“En Abangares esa actividad es tradicional, tiene más de 100 años, son familias que durante generaciones se han dedicado a esto y tenemos que brindarle las condiciones para que puedan seguir haciéndolo”.

Inversión

“Las inversiones que vengan son bienvenidas”. Así de tajante se expresó a la consulta de si lujosos desarrollos turísticos podrían encarecer el costo de vida de las poblaciones alrededor de estos.

Opina que se debe generar empleo de buena calidad, bien remunerado y con todos los derechos sociales. Manifiesta que con trabajo las personas tendrán mejor calidad de vida, ya que, sin el sustento diario, por más barato que sea, no se puede acceder a adquirir lo requerido para sobrevivir.

Alaba la apertura a nuevos mercados turísticos, ya que ayudan a no depender de los Estados Unidos y Europa -principales fuentes de visitantes- en temporadas de baja visitación turística.

Conoce los índices de pobreza y desempleo en las distintas regiones del país. Entiende que, al abrir los mercados, se generará ese empleo que mitigará los números negativos en estas áreas.

“El desarrollo económico siempre generará cosas positivas, a veces genera lo que en economía se llama “externalidades negativas”, ahora, no podemos no generar empleo porque haya el temor de que este tipo de proyectos puedan encarecer la vida”.

Feinzaig está convencido que el país tiene la capacidad para mejorar siempre y cuando se meta mano y restructure todo el aparato estatal. Algo que requerirá de una Asamblea Legislativa comprometida para implementar las medidas profundas que Costa Rica necesita.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Un duro chicharrón
El turismo espera soluciones
Sin cacao, no hay chocolate
El amor
× ¿Cómo puedo ayudarte?