Dos mujeres unidas por el dolor y el amor piden ayuda al pueblo costarricense

Yamileth y Liz Adriany, una unión causada por el dolor que el amor ha superado.

Juan Buenatierra

Ha Yamileth Figueroa Balderramos las circunstancias de la vida han hecho que se enfrente a una dura realidad, el cuido de su ahijada de meses, Liz Adriany, pequeña que padece de pie de bota.

A la primera impresión no parece algo fuera de lo común, una mujer al cuido de una menor con algún problema como podría ser cualquier otro en este país. Lo que hace especial este caso es que a esta nicoyana le diagnosticaron cáncer de mama meses atrás.

Liz Adriany vivía con sus papás en un rancho enclavado en Barrio México en San José cuando le dio el virus respiratorio sincitial, que casi le cobra la vida, a la infante le quisieron dar dos paros respiratorios.

Por esta razón los médicos recomendaron que las condiciones en las que vivía la menor no eran los óptimos, sus progenitores de muy bajos recursos conversaron con una trabajadora social y solicitaron que la madrina de Liz se encargara de ella mientras logran solucionar su situación.

Yamileth a pesar de su estado y los cuidados que debe tener, aceptó por amor a la niña. Todos los martes la debe llevar al hospital Nacional de Niños donde le tienen que cambiar el yeso por su problema en el pie, esto hace que incurra en gastos de dineros que no tiene.

Yamileth vecina de Manuel de Jesús en Cartago, no tiene recursos económicos para atender la situación, por eso amigos y vecinos han colaborado económicamente para la atención de las mujeres y el traslado al centro médico en la capital, pero igual no es suficiente.

Ella espera que pronto se solucione lo de sus compadres, ya que no sabe cómo va a evolucionar su enfermedad. Espera que ellos puedan alquilar una casa con mejores condiciones y que por cercanía con el centro médico beneficie a la bebé.

Por esta razón, Yamileth hace un llamado a los costarricenses para que los ayuden en este momento tan delicado en el cual por amor a Liz Adriany acepta en silencio, esperanzada de la buena voluntad de las personas.

Para mayor información o ayuda puede realizar un Sinpe o llamar a la nicoyana al 62127808.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
No somos de los mismos
Editorial: El daño más grande de la corrupción es que se cree que todo es así
Lento camino a la desinformación
Herramientas para elegir el próximo colegio: cómo utilizar del marketing educativo para lograrlo
× ¿Cómo puedo ayudarte?