300 Veces Pampa

“La Pampa” a fuerza de voluntad y de un periodismo limpio y ético

Aquella primera edición vio la luz en abril de 1987, tres mil ejemplares se distribuyeron en la provincia, con el paso de los años la publicidad y la cantidad de ejemplares se multiplicó, tal fue el caso a finales del siglo XX y principios del XXI, cuando se imprimían 10 mil ejemplares a full color, esfuerzo titánico para un rotativo regional de circulación mensual.

Augusto Silva

En abril de 1987 lleno de luces y flores de múltiples colores induce al periodista de la vieja guardia Rodrigo Solera Solera (1945-2010) a impulsar la primera edición de un periódico regional, al cual bautiza “La Voz de La Pampa”.

Este hombre con amplia experiencia en la diagramación y las artes gráficas producto de su paso con honores por el Colegio Vocacional de Artes y Oficios (Covao) de Cartago, lo llevó a laborar en diferentes empresas emblemáticas del medio, hasta llegar a La Nación.

Aquí mezcla su oficio con el periodismo, que de la mano de grandes comunicadores de la época desarrolla como un arte. Entre sus trabajos diseña el suplemento “Chicos” el cual estaba a cargo de la joven periodista, Pilar Cisneros.

También es el encargado de llevar el color a la parte impresa, siendo un importante aporte para el periódico en aquel entonces. Conoce también a Esther Castillo Jiménez, su compañera de vida y socia en La Voz de La Pampa.

El tiempo hace que ambos se trasladen a laborar en el vespertino La Prensa Libre, en donde se crea el suplemento “Cámara Acción”, el cual redactaba y diseñada. También colabora con Ángel Sánchez Torres y Esteban Gil Jirón en la sección deportiva del medio llamada AS, donde cubría diferentes deportes.

Además, con la salida de Jorge Chaves Cambronero de La Prensa Libre, se encarga por algún tiempo del suplemento farandulero “Carteles”, el cual después pasa a dirigir Jeannette Zamora Angulo por más de dos décadas.

En el decano de la prensa nacional hace yunta con Adolfo Ruíz Pacheco “Arpa”, es precisamente este comunicador quien asume aquel verano del 87 como el primer director de La Voz de La Pampa.

El inicio 

El primer ejemplar supo llegar en el lector guanacasteco. Esa edición fue la que trajo los corresponsales que acompañaron al rotativo durante décadas, como Luis Antonio Vega y Johnny Méndez en Liberia, Francisco Venegas en Nicoya, Casimiro Guadamuz y Álvaro Duarte en Santa Cruz y Juanillo Vega Wells en La Cruz, entre muchos otros.

Incluso fue el corresponsal de La Cruz, el octogenario Juanillo, quien formó un equipo de fútbol llamado “La Voz de La Pampa”, cuadro que fue patrocinado por el medio durante varios años.

La distribución se hacía a pie, se enviaban los ejemplares por medio de encomienda a los distribuidores, después -también en bus- se hacía la gira de dos semanas por Guanacaste, buscando la noticia para la próxima edición.

Periodismo ético

Tan inquieto como un Quijote, Solera mantuvo un respeto deontológico por un periodismo limpio y ético, ideología que lo acompaño hasta su muerte. Nombró directores a comunicadores colegiados, respetando así la ley del Colegio de Periodistas, a los cuales les dio autonomía y libertad para elaborar y dirigir las informaciones que desempeñaban. 

Mientras dejaba que otros dirigieran, este comunicador y Esther Castillo se encargaban de la parte editorial y comercial respectivamente.

Aún hoy, Castillo sigue al frente de las relaciones públicas y ventas de La Voz de La Pampa, ya con menos fuerza, pero con el mismo entusiasmo como hace más de 30 años.

Directores y colaboradores

“La Pampa” como cariñosamente es conocida por un sin fin de personas, ha tenido además de Adolfo Ruíz a directores como José Ramírez-Sáizar, poeta, escritor, músico y compositor, así como a Miguel Zúñiga Díaz “Miguel Salguero” y Leví Vega Martínez, amigos de la pareja Solera Castillo con los cuales laboraron en La Nación.

Después llegó Augusto Silva Acevedo, quien también dirigía “El Parlamento del Pueblo” en Radio Monumental, dejando la silla de director vacante por una oportunidad en Europa. 

A la salida de Silva, llega otro acreditado del rotativo ubicado en Llorente de Tibás, Rafael Ángel Parra Montero, sempiterno amante del fútbol y amigo entrañable de los dueños del periódico guanacasteco. “Parrita” es seducido por una oportunidad como asesor legislativo.

Lo reemplaza, Alvin Web Web, conocido comunicador con experiencia en diferentes medios de circulación nacional como Al Día y La Prensa Libre, este estuvo hasta su muerte. Fabio Vega Ruíz, también de la escuela de La Nación e hijo del finado Leví Vega, asume las riendas de la dirección, a su salida, retoma nuevamente Augusto Silva y Alex Martínez en la actualidad.

Así como estuvieron periodistas con años de experiencia al frente de la dirección del periódico, se pueden contar innumerables profesionales que pasaron por la sala de redacción del medio, incluso algunos reconocidos reporteros actualmente hicieron su pasantía en La Voz de La Pampa. 

Escritores de la talla de José León Sánchez y el Dr. Edgar Leal Arrieta entre otros, han plasmado su pluma en las páginas del medio, ambos mantienen una amistad de casi cuatro décadas con los dueños del rotativo.

Haciendo un rápido conteo se puede considerar que en 34 años han desfilado más de 100 colaboradores entre, periodistas, escritores, corresponsales, vendedores y diseñadores, todo un logro para un medio regional.

La era digital

Internet vino a cambiar la estructura social y también los medios de comunicación. En la actual sociedad de la información, Internet se ha convertido en una puerta para publicar informaciones que son excluidas de la agenda de los medios de comunicación tradicionales. Además, ha posibilitado nuevas estructuras organizativas en las redacciones. No obstante, la principal conclusión del estudio ha sido que no existe un modelo e ideología única detrás de los medios alternativos digitales de un país como Costa Rica, al contrario, encontramos una multiplicidad de posicionamientos y modelos que subyacen detrás de los medios de comunicación alternativos en un país con cinco millones de habitantes, que en su historia se ha nominado como pueblo lector.

La visión y proyección de Rodrigo Solera para fundar un medio regional en Guanacaste, cumplió esa expectativa del pueblo costarricense, ávido de obtener noticias para una mejor información. Cabe destacar, que La Voz de La Pampa, como medio alterno, hizo sufrir a sus responsables administrativos como Esther Castillo, la “Par Diez” de Solera y que en su momento se constituiría como gerente de toda la gestión y desarrollo del medio bien aceptado en Costa Rica.

Muchas veces y en el actual siglo, Castillo Jiménez con el hijo de este periódico y de ambos luchadores Solera y Castillo; Gustavo Solera Castillo, han bregado contra viento y marea, para que La Voz de La Pampa saliera a la luz, siempre innovando y con notas de relevancia para las diversas comunidades de Guanacaste. En esta fecha, luego de más de 30 años con 300 ediciones, se rinde homenaje a todos los que de alguna forma colaboraron con las diferentes ediciones de un periódico, que nunca limpió las medias de ningún político, ni recibió dádivas, para favorecer temas, de interés para algunos pocos con cuotas de poder político.

FELICIDADES LA VOZ DE LA PAMPA por toda esta trayectoria de QUIJOTADAS…