Muere el Papa emérito Benedicto XVI

Joseph Ratzinger, 1927 – 2022

Redacción

Joseph Aloisius Ratzinger, mejor conocido en el mundo católico como Benedicto XVI falleció a los 95 años de edad. El vicario de Cristo era residente desde su dimisión en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano, lugar donde este 31 de diciembre de 2022 entrega su alma.

La salud del “rottweiler de Dios” -como llegó a ser conocido en algunos sectores de la iglesia- venía en franco deterioro por su avanzada edad, incluso el Papa Francisco días atrás había pedido a los católicos del mundo elevar oraciones por su predecesor en la vicaria romana.

El pasado miércoles recibió el sacramento católico de la Unción de los Enfermos al final de la Misa. Las honras fúnebres serán presididas por el Santo Padre el próximo jueves 5 de enero de 2023 a las 9:30 horas de Roma.

Breve reseña

Ratzinger nació un 16 de abril de 1927 en Marktl, una villa al sureste de Alemania, cerca de la frontera con Austria.

Su familia de profunda devoción católica marcó los primeros años del alemán, quien siempre agradeció que su vida estuviera ligada a la celebración de la Pascua.

Su padre del mismo nombre, era policía y al asumir Adolf Hitler el control de Alemania debía colaborar con los nazis, so pena de muerte. Esto marcó al joven Joseph, ya que a los 16 años debió pertenecer obligatoriamente al Hitlerjugend, las famosas “juventudes hitlerianas” del Partido Nacionalsocialista. Actividad que realizó desde 1943 hasta el final de la guerra en 1945 cuando fue capturado.

El conflicto no apartó al futuro Papa de la Iglesia Católica, pero si vio interrumpidos sus estudios teológicos en el seminario St. Michael en Wazburgo, mismos que concluyó una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.

Participó en el Concilio Vaticano II, hecho clave en su carrera como sacerdote. Esto lo llevó a ser nombrado arzobispo de Múnich y Frisinga en 1977, tiempo después fue constituido cardenal.

Siendo uno de los hombres más cercanos a Juan Pablo II, se convirtió en uno de los favoritos para sucederlo, algo que no deseaba y manifestó en reiteradas ocasiones.

El 19 de abril de 2005, recién cumplidos los 78 años, el cónclave para elegir al sucesor de San Pedro, decidió que Ratzinger asumiera el liderazgo de más de 1.300 millones de católicos como Benedicto XVI.

El 10 de febrero de 2013, casi ocho años después el conservador arzobispo de Roma pronunció un discurso en latín que sacudió a la Iglesia como no lo había hecho jamás en casi 600 años.

«Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino». Tenía 86 años y dejaba la silla vacante.

Su papado estuvo marcado por escándalos de pederastia y de promover el conservación del catolicismo. Era descrito como un conservador en el sentido más profundo de la palabra, “alguien que cree que la tradición refleja verdades importantes y debe ser respetada”.

Expertos menciona que, “en la historia quedará constancia de que fue uno de los teólogos más sobresalientes de su generación, con una visión del cristianismo que inició en el liberalismo en su juventud y luego se tornó hacia un conservadurismo duro”.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Las Fiestas Típicas Nacionales, que no nos ciegue la asistencia masiva
¡Hasta que al fin murió!
Para recapacitar. ¿Navidad o Noche buena?
No llores por mí Argentina
× ¿Cómo puedo ayudarte?