Marchamo es perverso

Miles de vehículos que circulan por las carreteras del país deben de pagar el marchamo para poder circular en el 2023.

Redacción

El marchamo que pagan los dueños de vehículos a fin de año es catalogado como de “doble perversidad” por el diputado del Partido Liberal Progresista, Eliécer Feinzaig Mintz.

El congresista aseveró en la Comisión Permanente Especial de Control de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa que el derecho de circulación tiene “impuestos sobre impuestos”, a lo que se debe agregar que la tasa de inflación se usa para aumentar el valor de los vehículos.

La cita estuvo marcada por la comparecencia del ministro de Hacienda, Nogui Acosta Jaén, a quien los legisladores pidieron explicaciones sobre el cobro del marchamo. Manifestaron preocupación ante la queja constante de propietarios de vehículos que denuncia el hecho que, en lugar de la devaluación del bien, se revalora, debiendo pagar más. Con la inconsistencia señalada de que activos nuevos pagan menos que otros con mayor antigüedad.

Acosta indicó que la fórmula para calcular el costo del marchamo, además de complicada, es obsoleta, tiene 30 años, también se involucra la inflación y el precio del dólar, entre otros factores. Sostiene que este no es un impuesto al ruedo, ya que involucra embarcaciones y aeronaves. El 50% de lo recaudado se destina a las arcas del Consejo Nacional de Viabilidad (Conavi).

El encargado de liderar la hacienda pública detalló que se está trabajando en una propuesta para sustituir el modelo actual por uno moderno, mismo que contemple una metodología clara y que permita que los dueños de vehículos estén informados siempre cuál es el monto por pagar.

La diputada de Nueva República, Gloria Navas Montero indicó que el cobro presenta problemas con la seguridad jurídica al no tener claridad, proporcionalidad y razonabilidad en el impuesto.

La social cristiana, Vanessa Castro Mora calificó el pago como un castigo que se aplica a cada propietario, la que llamó “una recaudación manchada con sudor”.

“Los impuestos no son fáciles de pagar”, manifestó Acosta Jaén al conocer diversas situaciones de costarricenses expuestas por los diputados de la Comisión.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
¡Brujas por siempre!
Un duro chicharrón
El turismo espera soluciones
Sin cacao, no hay chocolate
× ¿Cómo puedo ayudarte?