Aumenta hato ganadero en el país

Guanacaste y Puntarenas mantienen un 50% del área de pastoreo

El aumento en el hato ganadero se ha hecho de una forma controlada, lo que ayuda en la buena calidad del ganado.

Redacción

El hato ganadero aumentó un 12% entre el 2020 al 2021, así lo anunció el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) por medio de un comunicado de prensa. Las cabezas de ganado pasaron de 1 427 793 en el 2020 a 1 621 727 para el año pasado según datos de la Escuela Nacional Agropecuaria (ENA) los que fueron publicados en días pasados por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC).

La institución detalle que las cifras se mantienen por encima de las reveladas por el Censo Agrícola Nacional de 2014, el cual arrojaba una existencia de 1 278 817 bovinos para ese año. Lo que no ha crecido es el área de pastura del país, mismo terreno que hace ocho años, concordando con la Política para el Desarrollo de la Ganadería Sostenible, directriz que promueve la intensificación de la producción, haciendo un mejor uso de los recursos existentes, de forma más rentable y eco competitiva.

Fernando Vargas Pérez, viceministro del MAG explicó que los datos del Censo Nacional y de estudios del Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA) revela que en el país los ganaderos tienen alrededor de 1 045 000 hectáreas de pastura y una cantidad importante de kilómetros de árboles de cercas vivas.

“En árboles dispersos en potrero se cuenta como mínimo con 20 millones de árboles. Otro dato de suma importancia es que el ganadero cuida y conserva alrededor del 18% de los bosques fuera de las áreas de protección del Estado”, mencionó Vargas.

Por su parte, Jorge Segura, coordinador del Programa de Ganadería del MAG, indicó que la intensificación sostenible de la producción en una menor área es fundamental para el ganadero, ya que se produce más con menos insumos externos de la finca, aumentando la rentabilidad.

El sector pasó de manejar cargas de menos de un animal por hectárea, a más de 1,6 reses en la misma área de terreno, correspondiente a una bestia promedio de 450 kilogramos.

Las autoridades atribuyen estos avances a procesos como la NAMA Ganadería (Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas, por sus siglas en inglés), para aprovechar de mejor manera los pastos, reducir aún mucho mas sus emisiones y adaptarse al cambio climático.

En Guanacaste se mantiene el 25% del terreno nacional de pastoreo, mientras que en Puntarenas se divide en dos secciones, el Pacífico Central y la Región Brunca, con un 8% del terreno para la primera y un 17% en la segunda.

En el caso de Buenos Aires, se tienen poco más de 69 mil hectáreas de cobertura, siendo el segundo cantón con más terreno para esta práctica por detrás de las más de 104 mil hectáreas que hay en San Carlos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
¡Brujas por siempre!
Un duro chicharrón
El turismo espera soluciones
Sin cacao, no hay chocolate
× ¿Cómo puedo ayudarte?