LEGALMENTE POSIBLE

Lic. Melvin Morera Venegas

Primero dar gracias a Dios Padre, a partir de esta semana conversaremos de la Abolición del Ejercito en Costa Rica, sin afán de ser defensor del político costarricense, José Figueres Ferrer, en un momento histórico, toma la decisión de terminar con el ejercito que existía en ese momento, a cargo del Estado, para unos un gran ejército, para otros eran personas sin capacidad militar.

En realidad, debemos comprenderla como un equipo de personas que estaban organizadas por el Estado, desarrollaban las actividades militares en nuestro territorio, por orden de los gobernantes o por los altos mandos, si bien es cierto, las comparaciones con otros ejércitos del mundo pueden ser de mayor aforo, es lo que entre nuestras fronteras existía.

La disputa de 1948, por la diferencia de criterios en el manejo de Estado, trajo a Costa Rica una tragedia en varios ámbitos, el primero se perdieron cerca de dos mil vidas, irrecuperables, además la expatriación de políticos importantes de la época, también la desintegración de familias puesto que paso que unos apoyaban a un bando y otros no.

La decisión no fue fácil, en un panorama tan convulso, se impuso la idea de vivir sin ejército, siendo una visión futurista para la época, no fue bien visto, sin embargo, esta decisión cambio la vida nacional para siempre, le dio una imagen internacional al país, hasta que hoy en día es tema de felicitaciones, puesto que este evento se liga al decir que nuestro país es un garante de los derechos humanos, condiciones que no poseen todos los países.

En este asunto, se anotarán las principales críticas a estos hechos, los detractores mencionan que se ha perdido respeto por la autoridad, que se requiere mano dura para poder realizar los cambios que el Estado necesita, que los ciudadanos no tenemos un compromiso con los deberes que nos atañen.

En este asunto difiero de las críticas, este pueblo se ha conducido por la línea de la paz, no negaré que existen brotes de violencia, sobre todo en los últimos años, impunidad de actuaciones posiblemente contrarias a la ley, actos que no se apegan a las normas jurídicas, sin embargo, es importante aportar que existe un principio de inocencia que permite regular los cuestionamientos.

Así las cosas, lo que parecía una locura, ha formado este país a base del dialogo, de vivencia en armonía social, con lunares, como todo, los gastos que se utilizaban en este ejército, pudieron ser utilizados en educación, lo que nos permite que nueve de cada diez habitantes hayan aprendido a leer y escribir, existiendo escuelas en la mayoría de lugares de nuestra tierra, aun siendo pocos los asistentes a las aulas, contamos con un educador, lo cual es un punto relevante.

Volviendo al inicio, me parece que celebrar el día de abolición de nuestro ejército, es importante para todos, formamos una cultura de paz, veamos lo bueno, aprovechemos lo que tenemos para crecer, este sigue siendo un país de oportunidades, podemos seguir adelante. Nos vemos pronto.

Especialista en Derechos Humanos • lic.melvinmorera@gmail.com