Inauguran parques biosaludables en el Golfo de Nicoya

Niños de Isla Venado en conjunto con funcionarios del Icoder y líderes comunales inauguran el parque biosaludable en esa comunidad.

Redacción

Con una inversión de 22 millones de colones el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) inauguró dos parques biosaludables en comunidades del Golfo de Nicoya. Este equipo permite que el público pueda realizar ejercicios funcionales al aire libre.

Las 13 máquinas instaladas se distribuyeron en Isla Venado y el distrito peninsular de Lepanto. La instalación del equipo se dio por un trabajo en conjunto entre el instituto rector del deporte en el país con municipalidades, Asociaciones de Desarrollo Integral y Comités Cantonales de Deporte y Recreación de cada localidad.

Las obras forman parte de la estrategia que lleva acabo el Icoder de reducir el sedentarismo en la población costarricense. Los vecinos de la zona podrán utilizar máquinas levanta piernas y de brazos; twister; caminadora; remo; volante para brazos; prensa de piernas; máquina de caderas; bicicleta y elíptica.

Las obras fueron inauguradas por el ministro de Deporte y presidente del Consejo Nacional del Deporte y la Recreación, órgano superior del Icoder, Hernán Solano, quien aseguró que los parques biosaludables benefician a los usuarios.

“Estos gimnasios al aire libre representan una opción gratuita, accesible, segura y efectiva, para atender un problema nacional de salud pública que ha sido comprobado y que afecta a un alto porcentaje de la población costarricense, los dispositivos están al servicio de las comunidades y vendrán a beneficiar la salud física y mental de los vecinos y vecinas del Golfo, al tiempo que recuperamos espacios recreativos en la zona”, aseguró Solano.

El director de la Dirección de Promoción Recreativa Regional del Icoder, Rafael Bustamante, desde el 2015 cuando asumió el puesto, quiso fortalecer el programa de los parques biosaludables como una estrategia para beneficiar a los costarricenses y todo lo que conlleva realizar cualquier tipo de ejercicio.

El director y encargado de promover las obras, cuenta con una maestría en Recreación, considera que activar en lo físico a la población es vital para mejorar la salud de la ciudadanía.

“Los parques biosaludables representan una excelente oportunidad para hacer frente a la pandemia, ya que con ellos se lograría activar a la población, reduce los niveles de sedentarismo y por ende se eleva la actividad física protegiendo al cuerpo contra el Covid-19, además de todas las enfermedades crónicas no transmisibles”, detalló el experto.

Desde que Bustamante asumió el puesto, el Icoder ha colocado más de 100 parques biosaludables en todo el país con un costo de ¢11 millones cada instalación, solo en el 2020 se han desarrollado 17 módulos en todo el territorio nacional. Para este año se pretende finalizar proyectos similares en Nicoya, Cañas, Garabito, Osa, San Vito, Dota, Cervantes de Alvarado, Oreamuno, Río Cuarto, Naranjo y la comunidad indígena de Suretka de Talamanca.