De mujer a mujer

Lilliam Barrantes Sáenz

¡Una voz para aquellas mujeres victimas, que ya no la tienen y especialmente por María Luisa Cedeño!

En relación al desafortunado reportaje y la supuesta investigación del lamentable asesinato de la doctora María Luisa Cedeño, del programa 7dias de Canal 7.

En honor no solo a María Luisa, sino a las cientos de mujeres no solo en Costa Rica sino en el mundo, que han muerto asesinadas cobardemente por misóginos, debemos levantar la voz.

Las mujeres no podemos permitir que el PODER ECONÓMICO Y LA MANIPULACIÓN SE CONVIERTAN EN INVESTIGADORES, TESTIGOS Y JUECES.

Lamentable que una empresa televisiva en lugar de denunciar y evidenciar el problema de la violencia contra las mujeres se apresure a tan solos unos días del asesinato a sacar un reportaje, absolutamente parcializado y en defensa de uno de los presuntos responsables de ese atroz crimen.

Alzo mi voz. para protestar enérgicamente, María Luisa ni las demás victimas pueden hacerlo pero las mujeres de este país no podemos seguir permitiendo que el PODER ECONÓMICO se inmiscuya en campos que no le corresponde.

¿Que pretenden? ¿Presionar al OIJ, o al Poder Judicial?  ¿Sembrar la duda, para que desde ya absuelvan al culpable? ¿Confundir y manipular la información pública para lograr sus viles propósitos?

¡Una disculpa no es suficiente el daño ya está hecho!

¡Ahora sabemos, claramente quien es quien y de qué lado están!

Me pregunto, ¿si la periodista que realizó ese reportaje sesgado y su director tendrán madre, hermanas y mujeres en su vida que amen ?¿ Les pregunto si la asesinada hubiese sido una de ellas habrían hecho el mismo reportaje ?

¿Que quieren ocultar? ¿A quien están defendiendo? ¿Cuales son sus verdaderos intereses?

¡Ya basta, de tanta manipulación!

Dejemos el trabajo a los investigadores y al Poder Judicial y a los abogados, no tergiversemos los hechos ni disfracemos  la verdad.

Esperamos que los medios periodísticos sean objetivos y veraces cómo les corresponde y dejen de manipular. Son mujeres, seres humanos las que han muerto injustamente. Son familias, padres, madres, hermanos, amigos y el país llora y lamenta las pérdidas de esas valiosas mujeres que cobardes con la mente y el corazón atrofiados les truncaron la vida.

¡Basta ya mujeres, levantemos la voz, protestemos y tomemos acciones públicas y no permitamos que el asesinato de María Luisa y de otras mujeres quede impune! ¡Ni una menos!