Emprender en tiempos de pandemia

Federico Cambronero en su nueva faceta de panadero.

Por: Juan Buenatierra

Federico Cambronero, profesional con años de experiencia en el mundo hotelero y gastronómico, vio como su empleo en el área de Alimentos y Bebidas (AyB), cayó en cuestión de pocas semanas a raíz de la pandemia que azota la salud pública y golpea la economía del país.

Cambronero ha construido su fama a través del tiempo, liderando proyectos en diferentes hoteles de renombre a nivel nacional, así como impartiendo diferentes cursos universitarios de hotelería, gerencia de AyB, administración de bares y restaurantes entre otros.

Con la llegada de la pandemia, el cierre de todas las fuentes laborales se fueron cerrando, incluso llegó a estar en operación cero, el caso de la empresa donde este gerente de AyB daba sus servicios no fue la excepción. El desempleo fue su nuevo estado.

Esta situación se prolongó por semanas, incluso meses, algo que no estaba acostumbrado anteriormente, estaba navegando por aguas desconocidas. Las obligaciones comenzaron a acumularse y los recursos a mermar, fue ahí donde decidió realizar una movida radical, emprender.

Este era un proceso desconocido para el gerente hotelero, anteriormente había tenido un bar restaurante y otros proyectos relacionados a su área, los cuales realizó con éxito y como todo en los negocios, vendió y siguió adelante.

Ahora, desempleado, con el sector que durante más de 30 años en operación cero sin poder regresar, mantenerse se estaba tornando complicada.

“Uno de los primeros sectores que se vino al suelo fue el mío (hotelería, gastronomía y turismo), las obligaciones continúan llegando y hay que reinventarse para sobrevivir mi estimado don Juan”. Así de tajante se expresó con dolor en su voz, pero con la convicción de que todo va a salir bien.

Buscó la manera de rehacerse como profesional, quedarse de brazos cruzados nunca fue una opción, es por ellos que comenzó a estudiar la mejor alternativa, es ahí donde crea una empresa distribuidora de abarrotes.

Conoce el mercado, sabe cuál es el comportamiento de los proveedores y compradores. Qué gusta a los comensales, el trabajo de campo, ya estaba hecho, 30 años de estar haciéndolo sin saberlo.

Inició su emprendimiento vendiendo jugos naturales sin preservantes que consiguió la zona de San Carlos, después de varias fórmulas los productores llegaron a tener un producto que fuera del agrado de Cambronero.

Varios jugos y pulpas en diferentes presentaciones, así como queso y natilla sin preservantes, fueron los productos que llenó en una hielera gigante que había ubicado en la parte trasera de su automóvil.

Las primeras ventas las realizó entre sus amistades, los cuales le tendieron la mano, en una sola venta pudo vender todo.

Los viajes a San Carlos eran más seguidos, hasta que un nuevo traspiés dificultó este proceso, la restricción vehicular le impedía viajar y después repartir con la misma frecuencia, por lo que tuvo que replantear la oferta, esta vez se concentró en realizar una nueva actividad que se complementara con las ventas de los jugos.

El pan artesanal fue la solución, desarrollo un pan de alta calidad, el cual según palabras de este emprendedor ha tenido una alta aceptación donde se ha vendido.

Con el tiempo y la flexibilidad de horarios de restricción vehicular, Cambronero ha ido formalizando su emprendimiento, así como aumentando la oferta de abarrotes que ofrece, a solicitud de los mismos clientes, los cuales también han crecido.

Para este profesional acostumbrado al trabajo diario en hoteles y restaurantes, la experiencia es nueva, donde aprende día a día, además como comenta, le ha quedado claro que la gente es solidaria, “agradezco el apoyo, por el, he logrado ganarme algo”.

Emprender siempre es difícil, pero en este tiempo la labor se torna titánica, los ingresos de Federico Cambronero se redujeron en un 80 %, pero sabe que vendrán tiempos mejores, su pequeña empresa ha crecido desde el momento -hace tres meses- que comenzó vendiendo jugos, queso y natilla, hoy vende huevos, pan, miel, embutidos e incluso productos higiénicos, es simplemente conocer lo que se hace y realizarlo con dedicación.

Para conocer de la oferta y los precios que ofrece Federico Cambronero, puede comunicarse al 6068 8929.