Los negros costarricenses tampoco pueden respirar

Muchas han sido las voces en Costa Rica que se han levantado en contra del racismo en los Estados Unidos, país que vive una severa crisis social por la muerte de un hombre de color negro a manos de un policía blanco. Esas diferencias también se marcan de una u otra manera en el país, pero las voces no se escuchan con la misma fuerza

La muerte de George Floyd a manos de la policía causó un movimiento social en Estados Unidos.

Por: Gustavo Adolfo Solera Castillo

«Hay profundas desigualdades en Estados Unidos que afectan la vida de los afroestadounidenses», así se expresó Ashley Howard, profesora asistente de Historia y Estudios Afroestadounidenses de la Universidad de Iowa en un reportaje de la BBC.

Puede que esa desigualdad que menciona la profesora, sea la causa por la que Derek Chauvin, un policía blanco presionara su rodilla sobre el cuello de George Floyd durante nueve minutos hasta causarle la muerte. Floyd de raza negra.

Muchos han condenado el crimen de odio racial. Pero lejos de ver si el acto fue constituido como un acto racista, que ha grandes luces así luce; se debe analizar el fondo de la sociedad en sí. Estados Unidos, la primer potencia del mundo, hoy mantiene una desigualdad que lleva a cuestionar si todo es parte del sistema construido por hombres blancos para mantener a las minorías en uno o dos escalones por debajo.

Esa situación ha hecho que en Costa Rica se levanten voces condenando los actos en el país norteamericano, incluso en la Asamblea Legislativa el lunes 1 de junio se guardó un minuto de silencio.

Incluso el Ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto primero y la primera vice presidenta de la República, Epsy Campbell después, condenaron los actos de racismo.

«Porque las vidas negras importan hoy Costa Rica dice: ¡Basta ya de racismo y discriminación! Reafirmo el contundente compromiso del Gobierno en condenar y repudiar cualquier forma de discriminación y racismo». Expresó Campbell.

La situación cada día ha puesto a miles de costarricense en las redes sociales a opinar alegremente por las manifestaciones que se han dado en la nación anglosajona. Pero pocas personas han hecho un epíteto por la delicada situación en la que vive la comunidad negra de Costa Rica, incluso de los máximos poderes el grito ha sido nulo.

De 1948 ha la fecha la brecha ha disminuido, muy poco

En 1948 el entonces presidente de la República, José Figueres Ferrer abolió un decreto que nunca existió en la realidad, el colectivo negro en la época bananera lo creía como un dogma, ya que así se los hacían entender.

La segregación llegó hasta ese año, así se los hizo saber cuando el entonces presidente en un discurso en idioma inglés a pocos metros del parque Vargas, promulgó para la comunidad negra limonense. Desde ese momento pudieron acceder a la ciudadanía costarricense y pasearse sin ninguna restricción por todo el territorio nacional.

Fue en el año de 1953 que la Asamblea Legislativa tuvo su primer diputado de raza negra en la persona de Alex Curling Delisser, pero desde esa primera representación, únicamente han existido 20 personas afrocostarricenses que han llegado a ocupar una curul en Cuesta de Moras, una cifra muy insignificante si contabilizamos que por periodo son 57 los asambleístas.

El congreso de la República no es el único poder donde la representación negra es pírrica, a pesar que el actual presidente del Plenario Legislativo es el limonense Eduardo Newton Cruickshank Smith, el único afrocostarricense de este cuatrienio.

Otros poderes como el Ejecutivo y el Judicial carecen de representación, en el actual gobierno encabezado por el periodista y escritor, Carlos Alvarado Quesada, solamente Esmeralda Britton González en la presidencia de la Junta de Protección Social se cuenta como la única representante de esa población, esto en 24 ministerios y 21 instituciones del estado. En el Poder Judicial ninguno de sus magistrados es de raza negra.

La defensoría de los habitantes desde su creación a la fecha ha tenido ocho defensores, todos blancos mestizos. Para el puesto de Contralor General de la República, cargo que nombran los 57 congresistas, se tiene una terna de 13 candidatos entre hombres y mujeres; ¡exacto! Ninguno de raza negra.

Se puede pensar que al haber una mayoría de personas blancas mestizas en el país, 83,63 %, las oportunidades de otros es menor, ciertamente se podría pensar eso. Pero la realidad es que las mismas oportunidades que tiene el resto del país, no lo tiene la provincia de Limón, lo que dinamita que más costarricenses de esa región puedan acceder a puestos importantes, incluso la Presidenta Ejecutiva de la Junta de Administración Portuaria y Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) la Máster en Mercadeo y Comunicación Andrea Centeno Rodríguez, oriunda de Cariari y criada en Pococí es una mujer que conoce su provincia y a su gente, es mestiza.

La falta de personas afrocostarricenses, puede ser un tema profundo

Según el censo del 2011 del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), la escolaridad para hombres y mujeres en Limón es menor a la media nacional, por debajo del 8 %, incluso en mujeres es apenas por encima del 7 %.

El rezago escolar es otro problema que enfrenta la zona, mientras a nivel nacional es del 23,20 %, en el Caribe llega al 28,10 % y los índices de pobreza superan el 30 %, llegando a 32,35 %, cuando en el resto del país apenas sobrepasa el 21,70 %.

Limón es la provincia más pobre y con menos escolaridad de las siete. A esto se le suma las pocas oportunidades de empleo, el trabajo palidece. Las opciones para que el panorama cambie en los próximos años es mínimo, todo apunta que se seguirá por la misma vía de siempre.

Las voces por los negros en Estados Unidos por parte de los poderes de la República se levantan, pero no así por los coterráneos que claramente no gozan de una igualdad que si claman para otros.